Haz fácil la lectura en internet

Haz fácil la lectura en internet


Branding

5 de noviembre 2019

Seguramente hayas visto este titular en un buscador o en alguna red social y te ha parecido interesante e incluso ha despertado la curiosidad más profunda de tu ser. Aun así sabes que vas a tener que leer y es probable que te hayas pensado dos veces si clicar o no.

Sí, te hemos pillado, pero no pasa nada. Te tenemos en estima de igual manera y te querremos aún más si aguantas hasta el final leyendo.

Y es que en un mundo de prisas, la lectura está pisando un terreno difícil. Por eso es necesario ofrecer textos digitales que se lean. Pero de verdad.

Redactar para el escaneo

Cuando pensamos en textos digitales tenemos que imaginarnos que en nuestros ojos tenemos el láser de una fotocopiadora. Leemos haciendo una pasada.

Teniendo en cuenta esto, el contenido que ofrecemos ha de ser lo suficientemente bueno para que la persona se quede nuestra web.

  • Atrae al lector. Mucho texto, poca lectura: nunca antes le habíamos echado tanta cuenta a la estructura sujeto+verbo+predicado que nos enseñaban en el cole.
  • Haz títulos y apartados concisos, claros y descriptivos.
  • Redacta en pirámide invertida y así, si se va el lector, sabe de primeras lo que quieres decirle.

Coloca la idea principal al principio del párrafo

  • Usa listas sin abusar. Además, generar estructuras paralelas como por ejemplo comenzar las enumeraciones con un verbo, facilita la comprensión.
  • Cuida los juegos de palabras o metáforas. Tenemos que tener en cuenta que la red es global y no todo el mundo puede entender nuestro universo, a menos que tengamos muy claro nuestro público.
  • Evita el uso excesivo de la cursiva y la mayúscula, ya que dificulta la lectura.
  • Coloca la idea principal al principio del párrafo.

Presentación cuidada, lectura fácil

Ya sabes cómo tienes que redactar, pero la cosa no queda ahí. Los textos hay que presentarlos de alguna forma. Venga, sigue leyendo, que ya queda poco:

  • Destacar mucho, cansa. Enfatiza y pon en negrita o con distinto tamaño de fuente solo palabras o conceptos clave.
  • El espacio en blanco, tu gran aliado. Dejar respirar los párrafos con espacios y márgenes ayudan a una presentación más ordenada.
  • Los textos en formato imagen no los leen los buscadores, ¡evítalos!
  • Distintos H’s, la mejor estructura.

Además de esto, ayudarte de imágenes o contenido gráfico ilustrativo siempre hace más apetecible la lectura. ¿No te pasa eso cuando lees nuestros posts?

La lectura fácil no perjudica al branding

Cuando estamos construyendo nuestra identidad corporativa y nos encontramos en pleno proceso de creación de una web siempre se plantea generar un contenido de calidad que atraiga a nuestro potencial cliente a nuestra web.

Nuestro tono comunicacional se puede adaptar perfectamente a las reglas de la lectura en internet

Pero ofrecer producto bueno no significa entregarlo en forma de ladrillo. Un texto tiene que ser atrayente, cautivar al lector en un primer contacto. Debemos tener en cuenta que hoy día podemos leer contenido en internet en el metro, de camino al trabajo o justo cuando cambiamos de máquina en el gym.

¿Perjudica esto al branding? Claro que no. Nuestro tono comunicacional se puede adaptar perfectamente a las reglas de la lectura en internet y no por ello tiene que ser perjudicial. Al final de lo que se trata es de llegar al cliente y que sepa que estamos aquí, ¿no?

 

¿Te ha gustado? comparte: