Mercedes Debellard

Ilustradoras españolas que nos inspiran


Miscelanea

5 de marzo 2020

A principios del siglo pasado las mujeres que figuraban en las cartelas de los cuadros de las exposiciones solían ser tratadas con condescendencia.

¿Una mujer pintando un cuadro? ¿Qué aberración es esa?

A las mujeres artistas se les miraba desde la misma perspectiva de aquella persona que considera el arte como un mero entretenimiento y pone cara de poker cuando se entera de que también es un oficio.

Estas “señoritas” pintaban o ilustraban porque no tenían otra cosa que hacer. La calidad de sus obras no contaban con la cuota intelectual de los hombres, básicamente porque el cerebro de ellos estaba años luz en la escala evolutiva de aquellos que imponen un discurso. Qué le vamos a hacer.

El panorama de la ilustración en España

Sin desmerecer a las antecesoras y a todas aquellas que se abrieron camino en un mundo que no las tomaba en serio, actualmente existe un boom de mujeres ilustradoras que están viendo impulsado su trabajo por el empuje de las redes sociales. El poder del like muchas veces sirve. Para muestra, un botón.

La ilustración y esta forma de consumo inmediato a través de las redes han provocado que muchas artistas tengan un escaparate inmenso para publicar su obra y, sobre todo, lanzar un mensaje esperanzador al mundo: la mujer también tiene un hueco en el mundo del arte.

Mujeres artistas, mujeres ilustradoras

En España existe una buena cantera de ilustradoras que están dejando ver lo necesario que es el arte y la creatividad para lanzar un mensaje claro.

“Durante la mayor parte de la historia, ‘Anónimo’ era una mujer”.

Virginia Woolf

Flavita Banana

Flavia Álvarez dibuja viñetas de humor. Lleva un tiempo en medios de comunicación definiendo una mezcla manual y digital, con frases y palabras irónicas.

Humor triste como define en su web. De este que irremediablemente necesitas retuitear o compartir en tus stories porque dices “jo, qué verdad”. Y es que el arte que transmite verdad, tiene todas las papeletas ganadas.

View this post on Instagram

No me invento nada, desafortunadamente

A post shared by flavita banana (@flavitabanana) on

Naranjalidad

La mezcla del realismo del lápiz y el carboncillo aderezados con sutiles pinceladas de color que aportan las acuarelas, son el sello de Beatriz Ramo.

Su pasión por la arquitectura y el sentir de la música, generan una esencia envuelta en motivos vegetales y naturales que han ido dejando huella en el mundo de la ilustración nacional.

Paula Bonet

Para muchos, el silencio impuesto a la mujer durante décadas queda reflejado en la obra de Paula Bonet.

Esta ilustradora se abrió camino con un estilo más bonito, más apetecible para el fácil consumo, hasta que decidió tocar el sentimiento con una faceta mucho más real. Un estilo que desgarra el silencio y abre la puerta a un grito oculto.

Bonet, que comenzó con óleo hasta dar con el bolígrafo, la tinta china o las acuarelas, juega con colores vibrantes y experimenta con materiales como la madera o el cobre.

Lola Vendetta

Raquel Riba quería expresar lo que sentía ante determinadas cosas que le tocaban los…las narices. Surgió así Lola Vendetta, su alter ego, para gritar al mundo toda esa clase de conflictos de trabajo, familia o pareja a los que se enfrentan las mujeres y que han sido normalizados durante décadas.

Usa un trazo decido, donde la paleta de colores se reduce para dar más espacio al mensaje que quiere transmitir. Riba ha llegado a decir en algún momento que Lola Vendetta fuera para ella la aceptación del error en su trabajo, lo que le llevó a simplificar la forma, para dar peso al contenido.

Mercedes Debellard

Empezó con pintura acrílica, acuarelas y grafito. Pero ahora en la mesa de Mercedes Debellard hay un lápiz óptico y una tableta gráfica.

Entre bocetos y pruebas, Debellard busca la naturalidad en los gestos de sus retratos donde las sonrisas cobran mucho protagonismo.

Su estilo alegre impulsado por la inclusión de elementos naturales contagió a muchos cuando puso rostro de mujer a Madrid por las fiestas de San Isidro.

 

View this post on Instagram

Feliz San Isidro madrileños 🌹

A post shared by Mercedes deBellard (@mercedes_debellard) on

En Blubber tenemos como referentes a estas y a otras muchas mujeres y hombres que nos inspiran. Se trata de que entre todos seamos capaces de ver que las barreras, las trincheras y sesgos de superioridad, los generamos nosotros mismos y el paso de una historia que se ha ido construyendo en torno a unos cánones y normas sociales.  En el arte, la diversidad y la igualdad son un regalo de libertad. ¿Qué hay mejor que eso?

Foto de portada: Fragmento de la obra ‘Diario de un embarazo’ de Mercedes Debellard

¿Te ha gustado? comparte: